Espiritualidad

"Paternidad" es la palabra que mejor condensa la experiencia carismática de San Jerónimo. Huérfano desde los 10 años, tras una juventud desordenada vive una experiencia fuerte de conversión. Angustiado por el peso de sus pecados, descubre a los pies de Cristo Crucificado el amor misericordioso y paternal de Dios. Con su amor a los huérfanos, con los cuales quiso "vivir y morir", se convertiría en el mejor testigo de esa paternidad.

Puedes ampliar la información dando clic aquí.